Edward Ramírez ha demostrado ser un curioso e inquieto investigador del instrumento; en ese sentido ha dado continuidad a una de las técnicas más empleadas en el presente por los concertistas del cuatro, el rasga punteo.
Es en la actualidad uno de los más reconocidos exponentes y referentes del cuatro solista; en gran parte, esto se debe al trabajo y el aporte que ha venido haciendo con sus compañeros de la reconocida agrupación C4 Trío, con quienes hasta la fecha tiene en su haber seis producciones, tres nominaciones a los Grammy Latinos y un Grammy Latino por el disco De repente junto a Rafael ¨Pollo¨ Brito.

Parte de su enfoque en el cuatro ha consistido en la búsqueda de un lenguaje propio, tanto armónicamente como en su labor de compositor. Ese trabajo se ve claramente reflejado en su disco Parroquia, donde propone una serie de composiciones originales creadas especialmente para el cuatro, con mirada contemporánea.

Uno de sus grandes aportes al instrumento ha sido profundizar en la manera de interpretar el joropo del centro de Venezuela, el joropo tuyero, desde el cuatro;
adentrándose en los códigos propios de este género tradicional y tomando prestada la sonoridad del arpa tuyera (instrumento que tiene la particularidad de usar cuerdas de metal en su región aguda) al cuatro. Su disco Cuatro, maraca y buche, álbum donde aborda repertorio enteramente tuyero desde el cuatro y donde presenta al público el experimento del cuatro con cuerdas de metal, es una suerte de tesis muy personal acerca de este particular joropo.
En su enfoque hacia lo tuyero usa un cuatro acústico con cuerdas de metal (un experimento sin precedentes) y un cuatro electroacústico con el que además procesa el sonido implementando pedales, logrando así ampliar el espectro sonoro del tradicional cuatro.

En el año 2015 logra el reconocimiento en la categoría de Artista del año en uno de los premios más importantes en la actualidad venezolana, los Premios Pepsi Music.

Su desarrollo del cuatro solista va desde versiones del repertorio tradicional venezolano, paseándose por obras propias, la investigación y su perseverante trabajo acerca del joropo tuyero, hasta la interpretación de obras sinfónicas especialmente creadas para el cuatro. Edward es sin duda alguna, uno de los más versátiles intérpretes del cuatro solista.